Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Premio «Black Wolf Blogger Award».

¡Hola, lectores!
Moli, del blog Devoradores de libros, me ha nominado al premio Black Wolf Blogger Award, por lo que me toca seguir ciertas reglas antes de nominar a más blogs:

Dichas reglas son las siguientes: 1.Poner la imagen del premio. 2.Escribir y publicar lo que sientes, lo que te motiva este premio y agradecer públicamente a quién te nominó. 3.Contestar a las preguntas para conocernos mejor. 4.Nominar a 15 blogs para el premio. 5.Notificar a quién has nominado.
Bien, pues vayamos por partes:
2. Ha sido un detalle muy grato recibir este premio. Hacía mucho tiempo que nadie me nominaba y he de reconocer que me ha pillado por sorpresa, así que muchas gracias al blog Devoradores de Libros por haber pensado en mí a la hora de otorgar el premio.
Las preguntas que tengo que responder son las que vienen a continuación y son las mismas para las personas que nomine yo:
3.1. ¿Qué sensaciones te deja el terminar un libro que te ha atrapado? Pues es una sensación muy triste. Cuando termino de leer un …

Campaña «Bloggeros Pequeños Unidos».

¡Hola a todos, lectores! Hoy no vengo con ningún relato, sino con una campaña a la cual me he apuntado y a la que os animo a participar si tenéis blogs con pocos seguidores o pocas visitas y queréis hacerlos «despegar». Se trata de «Bloggeros Pequeños Unidos», una iniciativa creada por El rincón de Larelop. Os pide algunas condiciones, pero son muy sencillas y fáciles de seguir. ¿Queréis saber en qué consiste? Pues aquí os copio y pego lo que pone en su entrada: 
Llevo dándole vueltas a un tema durante meses y hace poco me he puesto en serio a pensar sobre él. El otro día en mi Twitter hice algunos Tweets al respeto, pero no llegaron a tener mucha repercusión, salvo que mi querida Black Cat me habló por el Chat de Facebook sobre el tema. Y decidimos que ya era hora de acabar con esto y por eso hago esta campaña de Bloggers Pequeños Unidos. ¿En qué consiste? Pues en hacer actividades en común en nuestros blogs, seguirnos entre todos, comentarnos de manera respetada. ¿Y con qué fin? Cons…

Clémence: segunda parte.

La puerta se cerró tras él con un ruido sordo. Noche contuvo el aliento, apoyada en el respaldo de la silla que había frente al tocador, de espaldas a él. Le vio a través del espejo moviéndose por el dormitorio como un felino curioso, inspeccionándolo todo con atención, sin prisas. Acarició un aparador con las yemas de los dedos, trazando un recorrido sinuoso hasta alcanzar una vasija de porcelana. Estaba llena de agua limpia y junto a ella descansaba un paño bien doblado. Su corazón palpitó con más fuerza. La calma que mostraba no hacía otra cosa que inquietarla sobremanera. Lord Tulyn comenzó a abrir los cajones del mueble. Clémence se volvió hacia él, dispuesta a replicar. Sin embargo, se le adelantó: —Estos no son tus aposentos —alzó un par de dedos para mostrarle la capa de polvo que se había adherido a sus yemas—. ¿Por qué me has traído aquí? Cerró el cajón de golpe, pues estaba vacío. La joven se miró los pies, nerviosa. Caminó hasta una pequeña mesa circular donde descansaba una…

Clémence: primera parte.

Parecía sangre, pero no lo era. Vio su reflejo en la superficie oscura del vino, donde unos ojos negros le devolvieron la mirada. Se llevó la copa a los labios y sorbió un poco. El sabor dulce y especiado inundó su paladar casi al instante. Su padre se había encargado de organizar la boda. Le había buscado un marido que le triplicaba la edad, un hombre que portaba una máscara de hieratismo frente al mundo. Le observó de reojo, sin soltar su copa. Lord Tulyn Hawtrey cortaba su ración de codorniz bañada en mantequilla con meticulosidad, haciendo que una columna de vapor trepase hasta el techo. Clémence miró su propio plato, todavía intacto. Apenas había probado la sopa dulce de calabaza que las criadas habían servido al inicio de la cena, pues notaba el estómago cerrado y aunque la codorniz tenía mejor pinta, tampoco le llamaba la atención. Bebió más vino, acariciando el mango plateado del cuchillo con las yemas de los dedos. Había sido un matrimonio a traición, por conveniencia. Su padr…