Ir al contenido principal

Sever & Synne: segunda parte.

Lucan había sido amable, pero su compañía la incomodaba. Era un maestro adulador y su afán por intentar llegar hasta ella era demasiado persistente. Además, el hecho de que tratase a todas las damas de la misma forma era algo que la irritaba sobremanera. No, no estaba hecho para ella. O al menos la pequeña Synne no tenía el más mínimo interés en él. Era capaz de ver su atractivo; de hecho, comprendía hasta cierto punto que el resto de muchachas –y no tan muchachas– suspirasen cada vez que pasaba junto a ellas, pero su cabeza estaba hueca. Vacía. Su conversación se limitaba a unos cuantos piropos y a otros tantos alardes que no llevaban a ninguna parte.
Ella quería historias.
Las quería. Las buscaba y anhelaba con todo su ser vivir una.
Por eso leía tanto. Por eso prefería permanecer cobijada bajo las ramas de un árbol sumergida en una, que pasear con ese muchacho a la merced del hastío de una mala conversación.
Alzó la vista de las letras al escuchar unos pasos pesados aproximándose a ella. Sus párpados aletearon mostrando cierta sorpresa cuando descubrió a Sever caminando en su dirección. ¿Acaso ocurría algo malo? Todo parecía estar tranquilo, así que acabó descartando esa idea.
Unos nervios irracionales torturaron su estómago, por lo que instintivamente encogió las piernas, apoyando el libro sobre sus rodillas.
Sever era un hombre. Un hombre que alzando el brazo podía acariciar las nubes. O destruírlas entre sus puños. Synne estaba convencida de ello.
Su semblante serio e impasible se veía reforzado por unos rasgos faciales duros y marcados, además de por una barba oscura que le recorría toda la mandíbula y la zona del labio superior. Sever velaba por ella, la protegía. Se pesaba las veinticuatro horas del día a una distancia prudencial y, a pesar de que cumplía con su trabajo a rajatabla, la joven no podía evitar sentir cierta inseguridad con su presencia.
Le daba miedo, de hecho. O respeto –no sabía diferenciarlo muy bien–. Aún así, veía algo en él que le atraía. Tal vez era el hecho de sentirse atada de alguna forma a su presencia. Veía riesgo en sus ojos. Y peligro. Tenía la certeza de que tras esa máscara de hieratismo se ocultaban muchas cosas. Apenas había hablado con él desde que se conocían, pero siempre le había llamado la atención. No por su atractivo, desde luego, pero sí por su actitud. Por su persona.
Sever había vivido.
Estaba convencida de que una conversación con él valía más que cualquiera que pudiera mantener con Lucan. Y, sin embargo, nunca se había atrevido a preguntarle. Porque ese riesgo que veía en sus ojos la paralizaba y hacía que le temblasen las piernas. Ese riesgo le había hecho soñar con él más veces de las que estaba dispuesta a reconocer.
La pequeña Synne curvó tímidamente las comisuras de sus labios cuando aquel hombre llegó hasta ella, obstaculizando la visión de todo lo que tenía justo enfrente. La joven llegó a imaginarse leyendo bajo su sombra, lo cual provocó que su sonrisa se ensanchase.
Ambos permanecieron unos segundos en silencio. Ella confundida. Él inseguro. Ella sentada. Él de pie.
Sever abrió la boca para decir algo, pero Synne se le adelantó.
–Sentaos –retiró los pliegues de su vestido que caían desbordados a ambos lados de sus piernas y le hizo un hueco junto a ella.
Tardó unos segundos en reaccionar. La armadura le resultaba un impedimento a la hora de sentarse, aún así –y a pesar de que obedeció la orden con cierta lentitud–, acabó cayendo de culo estrepitosamente.
La joven no pudo evitar reírse, divertida. Ocultó sus labios tras una mano pequeña y delicada mientras él se acomodaba contra el tronco del árbol.
–Me alegra ver que mi torpeza os hace gracia, Lady Synne –su voz grave desprendió cierto tono sarcástico que le puso el vello de punta.
Ella dejó de reír, un tanto intimidada. No sabía qué quería. No tenía ni idea de porqué después de tanto tiempo había decidido acercarse y dar ese primer paso. Pero tampoco le importaba. Estaba a su servicio y confiaba lo suficiente en él como para ponerle a prueba.
–Anoche soñé con vos –sus ojos oscuros se clavaron en los labios de él, que se torcieron ligeramente formando algo parecido a una sonrisa.
–¿Una pesadilla? –hizo una pausa tras el silencio de la joven– Espero que no fuera demasiado desagradable.
La muchacha señalizó el libro, lo dejó en el suelo junto a la rosa y se giró hacia él con los brazos cruzados ante el pecho, fingiendo cierta alarma.
–Soñé que os reíais –aclaró, sonriente.
Sever arqueó una ceja, sorprendido.
–¿Ah, sí?
La sonrisa de Synne se hizo más amplia.
–De hecho, soñé que no podíais parar de reír –entrecerró los ojos y acercó su rostro unos centímetros al suyo, notando como la sangre coloreaba sus propias mejillas, ruborizada–. Sufríais un ataque de risa, Sever.
Sever se inclinó levemente hacia ella, respetando las distancias pero extrañamente entretenido.
–¿Y a qué se debía semejante pérdida de control?
Synne guardó silencio durante unos segundos que a él se le hicieron eternos. Estaba ciertamente desconcertado. El mero hecho de que hubiera soñado con él le había inflado los pulmones de gozo y orgullo. Además, la timidez que veía reflejada en su rostro no hacía más que avivar unas ascuas que acabarían consumiéndole demasiado rápido.
La joven separó la espalda del tronco del árbol y, –sin que él se diera cuenta– sujetó el libro con la mano y se lo pegó al muslo antes de susurrar:
–Os estaba haciendo cosquillas.
Sever arqueó las cejas, ciertamente sorprendido. Synne aprovechó su desconcierto para levantarse con rapidez y salir corriendo como un cervatillo mientras se arremangaba el vestido con la mano para no tropezarse.
Él, sin embargo, tardó varios segundos en salir de su asombro. Aquél acto tan inocente como repentino le había descolocado. Miró el lugar donde Lady Synne había permanecido sentada y descubrió que se había llevado el libro consigo, pero que había dejado la rosa allí olvidada.
El hombre contempló cómo se alejaba corriendo con la torpeza que le provocaba su prenda llena de volantes. La vio alejarse varios metros con el cabello caoba flotando tras ella y Sever no pudo hacer otra cosa que quitarse la máscara y sonreír.
No. No se había dejado la rosa olvidada: la había abandonado.
Y eso sólo podía significar una cosa.
Antes siquiera de que pudiese planteárselo una sola vez, se levantó lo más rápido que pudo y echó a correr tras ella.

Comentarios

  1. Cosquillas, cosquillas, me gusta.
    Fundemos un club de fans de Sever. ¡Pon un Sever en tu vida!
    (perseguir a una dama siempre es divertido... tengo ganas de leer más)

    ResponderEliminar
  2. Me gusta esa relación guarda-dama. Es extraño y emocionante. :) Porfa, sigue con la historia, Sun.
    Y como dice Kirta, fundemos un club de fans de Sever, porque mola. (no puedo parar de reír por las palabras de Krita, es que me parto con ella y no sé por qué). ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, chicas!
    Me alegra mucho leer vuestros comentarios y más aún cuando me pedís que siga escribiendo "la historia". He de deciros que no me había planteado hacer ninguna. Más que nada porque he vuelto a retomar "Sun Burdock" y "Sever & Synne" sólo iba a ser un relato largo. No tengo pensada una trama, ni un nudo. No tengo más personajes. No tengo nada. :( Así que una historia "larga" no podrá ser.
    Aún así, prometo subir fragmentos sueltos e independientes de esos dos personajes, pero no esperéis una novela. O al menos no de momento. La prioridad la tiene "Sun Burdock" y no me veo capaz de llevar dos historias paralelas. Sorry.

    ResponderEliminar
  4. So sorry por haber tardado taaanto en pasarme por aquí, pero estos días he estado un poco liadilla. En lo tocante a la continuación de "Sun Burdock", debo decir que me hace mucha ilusión que vayas a seguir con la historia :), yo también me he puesto más en serio con FFR, que ya tocaba. En cuanto al relato, me está gustando mucho, aunque no creo que haya suficiente trama como para alargarlo mucho más. Me ha gustado esta parte, si bien no me cuadra que una dama de tan alta alcurnia en aquella época se atreviera a hablar con tanta libertad con su guardián (Y mucho menos hablarle de un sueño que ha tenido con él en el que le hacía cosquillas, eso es demasiado atrevido).

    Anyway, está muy bien narrado y espero ansiosa la próxima parte. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Athenea! :D
    Me alegra mucho leer tus palabras. :)
    Como ya dije en el comentario anterior, "Sever & Synne" es únicamente un relato, no una historia larga, así que es normal que no se pueda alargar más.

    Con respecto a la segunda parte de tu comentario, decirte que tienes razón: las damas de alta alcurnia no solían hacer eso. Pero es que si nos ponemos restrictivos, las historias serían aburridas y sin fundamento. Te pongo un ejemplo: Arya Stark también es de alta alcurnia y ya desde el principio de la serie/libros se ve que está interesada en el manejo de la espada. Eso es todavía menos ortodoxo que coquetear con un guardián/protector/soldado/lo que sea. Eso la hace diferente. En cambio Sansa cumple las normas establecidas a rajatabla y eso la hace, en mi opinión, un co*azo. xD
    Si las historias no se salen un poco del camino común que llevan las demás, se convierten en monótonas y aburridas.

    Muchas gracias por tu opinión. Ya sabes que la valoro mucho. :) ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Increíble, ¿ésto significa que hay una tercera parte? =D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

El caos de las emociones.

Una gota de sangre emerge de mi piel cuando presiono el bisturí contra mi muslo derecho, sin apenas hacer uso de la fuerza. La gota brilla como un rubí. El corte escuece, pero no me importa. Aprieto un poco más y la cuchilla se hunde en mi carne unos milímetros. Trago saliva, inspiro hondo y arrastro el bisturí de golpe, en un rápido movimiento que me produce un corte largo, limpio. La gota de sangre se convierte en una línea carmesí, de un color mucho más vivo que mi tez cerúlea. El contraste casi parece hermoso. Exhalo el aire de los pulmones. Mi corazón late al ritmo de un tambor de guerra y, sin embargo, reina la paz. La única guerra que se produce es la de mi raciocinio contra mis emociones. El «no lo hagas» frente al descontrol que crea la necesidad. Repito el proceso una y otra vez, de forma automática. Aprieto los dientes cuando veo mi muslo convertido en las cuerdas tensas de un arpa. La sangre forma una cadena de rubíes sobre los trazos, la piel de alrededor está irritada. Mi …