Ir al contenido principal

Zeta.

Leía la contraportada del libro mordisqueándose el labio, debatiéndose entre comprarlo y quedarse sin almuerzo o dejarlo de nuevo en la estantería de la tienda. Miró a su alrededor, descendiendo de la nube en la que se encontraba. El mundo estaba cambiando. La gente no quería verlo, pero era así.
Se escuchaba el murmullo de varios clientes, pero pronto quedaron relegados a un segundo plano cuando el eco de unos gritos atravesaron la cristalera de la tienda.
Nicole se apresuró a observar a través del cristal, todavía con el libro entre las manos. Una aglomeración de personas corría en la misma dirección, sin control y afectadas por la histeria. Esquivaban los coches que se habían detenido en mitad de la calzada, colapsando el tráfico. Nicole notó su corazón bombeando bajo la fina capa de piel que lo cubría. Algo estaba sucediendo fuera. La gente trataba de guarecerse en los locales de las plantas bajas entre empujones y arremetidas.
Una estampida.
Varios de los clientes de la librería llegaron hasta la cristalera motivados por una curiosidad morbosa.
–¿Qué demonios ocurre?
La pregunta se repetía incesantemente sin obtener respuesta mientras la avalancha de gente corría descontrolada intentando huir de algo. Un par de ellos entraron al local, cerrando la puerta con virulencia mientras pedían ayuda para atrancarla con algo.
Nicole reaccionó a tiempo. Guardó el volumen en su mochila y se la cargó a la espalda antes de caminar hacia la salida.
–¿Qué pasa? –urgió, con los ojos muy abiertos–. No podéis dejarnos encerrados aquí.
Sintió que empezaba a faltarle el aire. Varias voces le apoyaron.
–¿¡No habéis visto lo que hay afuera!? –preguntó uno de los recién llegados, intentando bloquear la puerta con una de las estanterías–. ¡El mundo se ha ido a la mierda!
En la calle la gente seguía una marcha descontrolada hacia ninguna parte, con los rostros descompuestos mientras los gritos rezumbaban por las esquinas.
–Tengo que salir.
Nicole intentó abrir la puerta, pero le sujetaron por el antebrazo.
–¿¡Estás loca!? –se encontró de pleno con unos ojos horrorizados–. ¡Si sales morirás! ¡Es una locura!
Pero ella se zafó de la mano que atenazaba su libertad y logró salir a la avenida. Pegó su espalda contra la pared para no ser arrollada por la masa interminable de personas que corrían despavoridas, notando el peso del libro contra sus vértebras. ¿Qué estaba pasando? Intentó localizar en el horizonte el foco del conflicto, aquello que les asustaba tanto y que les hacía huír de aquella manera.
Y por fin lo descubrió.
Un escalofrío recorrió su columna con la misma fuerza que un rayo. Parpadeó varias veces, intentando despertarse de aquella pesadilla tan surrealista, pero no lo hizo. Había un rastro de cadáveres ensangrentados sobre el asfalto y sobre ellos, cual manada de hienas hambrientas, varias personas devorándolos.
Se le revolvió el estómago. ¿Era aquello real? ¿Canibalismo en plena ciudad de Nueva York? No podía ser, pero así era.
La gente huía de un grupo ¿de qué? ¿psicópatas? Entrecerró los ojos y descubrió que las personas que conformaban el grupo atacante presentaban lesiones serias por todo el cuerpo y que caminaban con cierta lentitud mezclada con una torpeza extraña. Pero, aún así, incansables. Intentaban entrar en las plantas bajas de los edificios para atrapar a sus presas, mientras otros se dedicaban a la persecución de la masa que intentaba salir de la isla.
Se escucharon los ruidos de varios helicópteros sobrevolando la zona entre los pitidos de los taxis. Varias víctimas cayeron a su paso y Nicole contempló sobrecogida como esos seres los devoraban sin miramientos.
Su estómago se convulsionó y la bilis recorrió su esófago hasta la garganta. El vómito fue inevitable. Se retiró el pelo trigueño de la cara mientras se apoyaba con una mano contra la pared de la librería. Tenía que salir de ahí. Cuanto antes.
Echó a correr sin mirar atrás. Entrar en los locales y atrincherarse suponía un riesgo. No quería quedar atrapada y que esas cosas rompieran los cristales estando ella dentro. ¿Entonces? Siguió corriendo esquivando los coches mal aparcados, saltando obstáculos y esquivando a demás personas. ¿Cuánto tiempo iba a aguantar sin desfallecer? Por el contrario, coger un vehículo era imposible debido al colapso de la ciudad. Tenía que salir de Manhattan por su propio pie.
Dobló la siguiente esquina con tanta rapidez que acabó colisionando contra algo. Apenas tuvo tiempo de reaccionar cuando una mano de hierro la sujetó por el cuello y la estampó con brusquedad contra la pared.


***


Beth consiguió detener la trayectoria de su cuchillo antes de que perforara la frente de aquella chica asustada, no obstante, la hoja afilada consiguió rasgarle levemente la piel. Parpadeó varias veces con cierta confusión, sin embargo, no liberó su cuello. Estaba viva, eso quedaba claro, pero aún así no podía arriesgarse.


***


Nicole respiraba con dificultad mientras un hilo de sangre descendía por su frente con cierta rapidez. Estaba herida. Observó a la chica morena de pelo corto y alborotado temerosa de que acabara con su vida, pero aquella extraña se limitó a entrecerrar los ojos. El tiempo pareció detenerse, sin embargo, los gritos de pánico y los pitidos de los coches seguían funcionando como banda sonora.
–¿Te han mordido? –apretó los dientes y los músculos de su rostro se tensaron.
Nicole no entendió la pregunta; estaba más pendiente de aquella joven esmirriada que la sujetaba por el cuello sin titubear.
–Esas cosas –insistió–. ¿Te han mordido?
Notó como los dedos se le clavaban aún más en la garganta, urgiendo una respuesta.
–No –logró articular con dificultad.
La chica morena pareció dudar, pero finalmente la soltó. Nicole se frotó la piel dolorida del cuello mientras aspiraba varias bocanadas de aire.
–¿Qué está pasando? –inquirió, echa un lío.
Beth se subió uno de los tirantes de su camiseta negra. Le quedaba exageradamente holgada, pero Nicole pudo advertir la extremada delgadez de su cuerpo andrógino.
–No lo sé –gruñó–. Pero hay que salir de Manhattan. Esas cosas están por todas partes.
Sin darle tiempo a una réplica Beth echó a correr calle abajo. Nicole la siguió sin pensárselo dos veces, no muy convencida de si estaba haciendo lo correcto.
–¡Espera! –Nicole se detuvo a mitad de camino para coger aire, frotándose la frente para retirarse el sudor. Sus dedos se mancharon con la sangre húmeda del reciente corte.
Beth se detuvo al escucharla.
–No te pares –su rostro adoptó una expresión agresiva– Tengo la moto aparcada al otro lado de ese callejón. Date prisa.
A Nicole le extrañó su respuesta. A pesar de que esa extraña muchacha la había agredido, ahora parecía estar de su parte. Decidió hacer un último esfuerzo y la siguió hasta la siguiente esquina. Sin embargo, se detuvieron en seco cuando descubrieron varias de esas personas caminando en círculos en el callejón.
La chica trigueña tragó saliva asustada. El aspecto de esos seres le provocaba náuseas. Estaban en un estado lamentable, con heridas y mutilaciones por el cuerpo y, aun así, permanecían de pie. Los gruñidos que emitían le producían escalofríos.
–Tenemos que rodear el callejón –dijo.
Beth negó con la cabeza.
–Es demasiado arriesgado –guardó silencio unos segundos mientras observaba como esas cosas se acercaban a ellas–. Hay que saltar la valla que hay al fondo del callejón. La moto la tengo al otro lado.
A Nicole no le parecía una buena idea. Para lograr semejante hazaña tenían que esquivar a esas personas y no estaba dispuesta a perder la vida en el intento.
–Es imposible –pero el ruido de un disparo ahogó sus palabras.
Beth alzaba una pistola y apretaba el gatillo de manera descontrolada. Falló varias veces y otras pocas acertó en los cuerpos de esos seres. Nicole vio con horror como seguían caminando sin inmutarse, hasta alcanzar una distancia peligrosamente cerca de ellas. Fue entonces cuando la puntería de aquella extraña joven logró que las balas impactasen contra sus cráneos, provocando que cayesen derrumbados al suelo.
Lo había conseguido. Parecía una ilusión, pero ambas estaban vivas. Nicole tardó unos segundos en poder reaccionar, todavía ensordecida por el ruido de los disparos.
–Vamos –Beth tiró de su brazo y la condujo hasta el final del callejón, esquivando los cuerpos que permanecían inertes en el suelo. Beth la ayudó a trepar por la valla hasta el otro lado y después se deslizó rápidamente tras ella.
Nicole la esperó impaciente.
–Esa es mi moto –la morena señaló una harley negra aparcada a unos pocos pasos. Abarcó la distancia, se montó y encendió el motor–. ¿A qué estás esperando? ¡Sube de una maldita vez!
La joven trigueña obedeció sin protestar, pensando que una moto sería capaz de circular a través de los coches abandonados. Sí. Nicole sonrió.
Tal vez tuvieran una oportunidad de sobrevivir.



Visita mi galería para ver más fotos aquí.

Comentarios

  1. Me gusta. Me gusta mucho. Hacía tiempo que no leía/escribía nada sobre zombis y lo echaba de menos. Justo esta mañana he estado escuchando una canción llamada 'Zombie' y me ha entrado nostalgia.Me encantaría saber más sobre Nicole y Beth. Me da la impresión de que resultará una pareja interesante (:

    Un beso enorme ^^

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho, al igual que a Kirta, es original meter una historia de zombies; en realidad no es mi género preferido, pero tu relato está genial :) De todos modos, igual ahora se pone de moda el tema por la peli de "Memorias de un zombie adolescente", que me han dicho que no está mal (yo no la he visto).

    Me han encantado las descripciones y el desarrollo de la narración, con tensión, y... ¡pero qué te voy a contar, ya sabes que tu forma de escribir me encanta! No hay una coma fuera de sitio. ^^

    ResponderEliminar
  3. No me gustan nada las historias de zombies, pero como es habitual con tus relatos, la historia me ha encantado. Como bien dice Laura, los momentos de tensión, muerte y avalancha están muy bien descritos, creando la intriga que todo relato ha de tener para cazar la atención del lector. Me ha llamado la atención que la protagonista, en un momento de tensión como ése, se preocupara por el libro hasta el punto de robarlo, en vez de pensar en cómo salir de allí lo más pronto posible. En resumen: I'm loving it xdd.

    ResponderEliminar
  4. Hola Sun,
    hacía mucho tiempo que no andaba por Blogger, pero he vuelto y ahora devoro todo lo que se me pone por delante. (Y nunca mejor dicho...). Además la ciencia ficción nunca me ha gustado demasiado. Así y todo, le estoy cogiendo el punto gracias a las magníficas escritoras a las que sigo desde hace tiempo (tú entre ellas), que hacen de la ciencia ficción algo tan real. Admiro esa capacidad de escribir sobre algo tan improbable y conseguir hacerlo posible, al menos en las mentes de los lectores. Sólo por eso te mereces una medalla.
    Resumiendo, te mantiene en tensión, que creo que es lo que buscabas. Una historia interesante en la que me llama la atención sobretodo el personaje de Beth. Lo único es que en la parte del cuchillo quizás me esperaba la descripción del dolor de Nicole, aunque fuese leve.

    En fin, que está genial. Me pasaré por aquí más seguido de ahora en adelante. (:

    ResponderEliminar
  5. Ooooh!!! Un relato zeta, con lo que me gustan los zetas a mi ^.^
    Ha estado muy bien, las descripciones muy sutiles XD Por cierto... al final ¿Nicole ha robado el libro? ...Hum... vaya chica, aunque mirado por otro lado, si las calles están llenándose de zombies, no creo que nadie eche en falta un libro =P
    Hablemos de Beth; me encantan los personajes que saben reaccionar en los momentos duros ^.^ Y la moto... OMG!! Es una gran idea.
    También me ha gustado mucho cuándo describes el histerismo, es tan fácil hacerse una idea de lo que ve Nicole...
    Un besote y cómo siempre, genial!!

    ResponderEliminar
  6. Hola a todas,
    Quería daros las gracias por los comentarios que me habéis dejado. Me animan mucho y me sacan sonrisas cuando más lo necesito.
    Muchas gracias, en serio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos profesores muy poco profesionales, (suceso real).

Hola, lectores. Hoy no os traigo ningún relato (lo siento), sino una carta que tuve que escribirles hace unos días a los cinco miembros del tribunal que me evaluaron el proyecto final de mi Ciclo Formativo el día 31 de mayo del 2017. He decidido hacerlo público a modo de denuncia por el trato tan humillante que recibí por parte de dos docentes de dicho tribunal, pues me enviaron correos del todo inapropiados que adjuntaré en esta entrada. He de aclarar que les he cambiado los nombres para preservar sus identidades, por lo que todo son seudónimos. Espero que esta carta sirva para concienciar tanto a alumnos como a profesores (si es que hay algún docente que me lee). En fin, aquí la tenéis:

A la atención de los miembros del tribunal: Siento haber tardado tanto en daros una explicación formal del comportamiento que tuve el día 31 al conocer mi nota, pero creo que lo mejor era dejar pasar un tiempo dada la situación que mis malos modales crearon. Mi respuesta va a ser muy larga, aun así me gu…

Crítica de «La Bella y la Bestia», 2017.

Esta entrada no estaba prevista, de hecho, decidí hacerla nada más salir del cine, el día 18 de marzo. Imaginaos si mi crítica era destructiva que decidí esperarme a ver la película en versión original subtitulada (la vi doblada, sí. Un grave error, pero fui acompañada y no pude elegir) para no publicar nada en caliente de lo que más tarde pudiera arrepentirme. Hice bien. Os advierto que, ahora que la he visto doblada y en v.o.s., la crítica va a contener mi más sincera opinión y que por lo tanto, hay spoilers de la película. Si no la habéis visto todavía y no queréis que os chafe nada, será mejor que no sigáis leyendo. Quien avisa no es traidor. (Que se lo digan a Petyr Baelish). Empecemos por el principio: La Bella y la Bestia —la película de animación de 1991— significa mucho para mí. Muchísimo. No es una película Disney de animación como las demás, sino que consiguió apartarse de sus predecesoras y marcar el inicio de un nuevo camino. Además, hay otros motivos personales que la convie…

Reseña de «Talbot. Mi segunda vida».

Título: Talbot. Mi segunda vida. Autora: Esther G. Recuero. Editorial: Autopublicación. Género: sobrenatural, juvenil. Número de páginas: 290. Encuadernación: tapa blanda. Precio: 12’84€.
Sinopsis: El mundo de James se pondrá patas arriba tras tener que renunciar a su vida circense y adaptarse a una tranquila existencia en el pequeño pueblo de Thorndike. Mientras que el resto de su peculiar familia parece sobrellevar bien el camino, James se resiste a dejar de lado lo que es. La función llegó a su fin y con ella los años de ser una estrella bajo la carpa, de ir por ciudades y pueblos, rodeado de los suyos. Ahora intentará pasar desapercibido siendo un chico normal y corriente; aunque eso parece ser más complicado de lo que esperaba. Y es que nadie dijo que ser un hombre lobo adolescente sería fácil.
Opinión personal: Antes que nada debo decir que conozco a Esther desde hace muchos años, pero aun así voy a intentar ser lo más objetiva posible. Aclarado esto, prosigo: La historia gira en torno a Jam…